¿Por qué resultó ileso el acordeonista de Martín Elías?

Rolando Ochoa, hijo del juglar Calixto Ochoa, y con quien el cantante vallenato grabó la mayoría de sus éxitos, se desplazaba en otra camioneta y por eso fue uno de los encargados de reconocer el vehículo accidentado de su compañero de fórmula.

Rolando Ochoa estuvo al lado de Martín Elías durante su último concierto ofrecido en Coveñas, Sucre. Cortesía

La costumbre se impuso de nuevo en los desplazamientos terrestres de la banda que respaldaba las presentaciones en vivo de Martín Elías. Por disposición de su equipo, en la costa Caribe colombiana el cantante siempre viajaba en el mismo vehículo con el conductor, con algunos familiares y con uno de sus amigos de infancia. En otro carro se debía movilizar Rolando Ochoa, su acordeonista durante la mayor parte de su trayectoria artística; en otro más su mánager Juan K. Vega; mientras que los músicos de la agrupación en pleno viajaban en un bus contratado.

El concierto se realizó en Coveñas, Sucre, y como solicitud especial se le pidió al colectivo de Martín Elías que se encargara de cerrar la jornada para que el público terminara alegre y emotivo. El artista, como gran excepción, accedió. La presentación llegó a su punto final y partieron las tres camionetas en caravana tan pronto se dio la indicación. Los demás músicos, recogieron sus instrumentos y, lentamente, abordaron el bus.

El carro que presidía la suerte de expedición desde Coveñas hasta Valledupar, en el departamento del Cesar, era el de Rolando Ochoa, hijo del juglar del folclor sabanero Calixto Ochoa. En el automóvil de la mitad iba Martín Elías y cerrando la comitiva, el vehículo de su mánager. En un punto del trayecto, en inmediaciones de San Onofre, la camioneta que transportaba al cantante sobrepasó a la de su compañero de fórmula y rápidamente se perdió en el horizonte.

Ochoa conversaba con sus acompañantes durante el periplo terrestre, mientras que Martín Elías se cambiaba de indumentaria. Dejaba a un lado el atuendo seleccionado para el concierto y se ponía una camiseta mucho más cómoda y limpia. Por esa acción es que se dice que el cantante no llevaba abrochado el cinturón de seguridad y ese hecho, sumado a la velocidad del automotor, contribuyeron a que su cuerpo abandonara el vehículo y recibiera los golpes que a la postre le causaron la muerte.

Varios minutos pasaron hasta que el acordeonista vio en el camino un accidente y debió esperar algunas fracciones de segundo para aproximarse e identificar que el carro protagonista del siniestro era el del cantante de 26 años. La camioneta blanca estaba seriamente averiada y el cuerpo de Martín Elías no se encontraba dentro del vehículo, lo que complicó aún más su traslado hasta la clínica Santa María de Sincelejo, donde falleció.

Un disco en pleno proceso de grabaciones y una gira internacional tenían por delante los integrantes de esta dupla vallenata, de la que queda hoy un solo actante. Rolando Ochoa resultó ileso en el accidente porque por costumbre se desplazaban siempre en vehículos diferentes.

Comments

comments