La canción de navidad que El Gran Martín Elías grabó antes de morir

Inicio / Sin categoría / La canción de navidad que El Gran Martín Elías grabó antes de morir

En el 2012 Martín Elías apareció en la puerta del estudio de grabación MyF el estudio de grabación de Chendo Romero. Sin saberlo, iba a grabar una de las últimas canciones en su carrera. Tenía 24 años.

La calle frente al estudio quedó bloqueada. Una marea de carros, todos de gente con plata, parquearon. “Eran hijos de papi y mami que seguían a Martín Elías por donde iba” recuerda el maestro Romero.

El hijo que estaba destinado a seguir los pasos de Diomedes entró por la puerta y apretó la mano de Chendo. “Muchas gracias maestro por dejarme participar en su proyecto”. No es común ver la humildad de Martín en alguien que con solo sacar la cara por una ventana podía paralizar el tráfico.


Todos en Valledupar sabían que Martín Elías tomaba solo Old Parr. Rosendo Romero, Chendo, le ofreción un vaso. Eran las seis de la tarde, pero el cantante no lo aceptó. Se acababa de tomar un jugo de guanábana que le había dado agriera.

Chendo Romero es parte de una de las dinastías más famosas del vallenato y todos los taxistas saben donde vive “el maestro Romero”. Cuando le sugirieron que Martín Elías podía colaborar en su álbum, Romero aceptó porque era una jóven promesa, pero no estaba muy convencido. Chendo lleva 43 años componiendo, y para entonces el hijo de Diomedes tenía solo 24 años.

Martín Elías fue una figura controversial. Para la gran mayoría era el cantante vivo más importante. Era el hijo de Diomedes. Pero para otros – sobre todo los puristas – era un buen intérprete, pero ni de cerca era un vallenato. La razón de la disputa es que Elías alcanzó la fama cantando Nueva Ola. Pero cuando Martín Elías salió del estudio MyF en el 2012, Chendo Romero entendió que sí era un vallenato de verdad.


La canción que grabó se llama Mil Navidades. Chendo Romero la compuso, pero después de la grabación, Martín Elías la había mejorado. Fue la demostración de que tenía en la sangre el talento de su papá, quien cuando grababa los temas del compositor de la Dinastía Romero, también les aportaba detalles que las mejoraban. Nunca se la aprendió, solo escuchaba pedazos y luego cantaba, y aún así la mejoró.

Hace 37 años Diomedes Díaz, ya consagrado, grabó el primer gran éxito de Romero, quien estaba en la casa de Barranquilla de su hermano Israel Romero. De la calle un adolescente con acento wayú, casi indescriptible, le gritó que le mandara la canción a Diomedes. Chendo no entendió, y el muchacho le insisitó afanado: “Echeeee, que Diomedes está en el hotel de la 72, ya sale para el estudio y que le mandes alguna canción tuya pa’ èl grabar.”

Chendo tenía en un cassette Mensaje de Navidad, se la mandó y a los pocos días se vieron en Bogotá. Diomedes, sobrio en el estudio, le mostró la versión final, mejorada, y ahí nació una de las canciones más famosas de esa fecha en Colombia.

Por eso mismo Chendo escogió darle Mil Navidades a Martín Elías. Un homenaje a la familia del hombre más querido en Valledupar. Nadie sabe todavía quién filtró la canción a las redes sociales, por donde circulan algunas versiones caseras. Pero antes de la segunda semana de diciembre saldrá el álbum Vuelve el Vallenato.

Es un homenaje a los inicios del género, lleno de paseos románticos, paseos medio rápidos y en tono menor. Junto a leyendas del vallenato como Emiliano Zuleta, el Cocha Molina, Hugo Granados, Elías Rosado, Silvio Brito y Norberto Romero, Martín Elías demuestra que no solo el género clásico no esta muerto, sino que él pudo haberse convertido en una de las figuras de reverencia del Vallenato clásico. Así como su papá.

Las 2 Orillas

Comments

comments